Cardenales

 
Carlos María Javier de la Torre y Nieto nació el 15 de noviembre de 1873, hijo del Sr. Mario de la Torre y de la Sra. María Nieto y León.
 
Realizó sus estudios primarios en la escuela de El Cebollar, de los Hermanos Cristianos, donde tuvo como maestro al santo Hermano Miguel, y la secundaria en el Colegio San Gabriel, de los jesuitas, donde en 1891 se graduó de Bachiller en Humanidades. Posteriormente entró al Seminario Conciliar de Quito, y a los pocos meses, el arzobispo Ordóñez lo envió a Roma para que continúe sus estudios en el Colegio Pío Latinoamericano.
 
Luego de varios años de profundos estudios, y después de haber obtenido el título de Doctor en Filosofía y Teología Dogmática, fue considerado como el mejor estudiante frente a 500 compañeros de todo el mundo.
 
Volvió entonces al Ecuador para iniciar de inmediato un abnegado apostolado al servicio de Dios y de la Patria. Fue capellán de algunas comunidades religiosas, Subsecretario del Gobierno Eclesiástico, Capellán del Carmen Alto, Promotor Fiscal del Obispado, Capellán del Hospital San Juan de Dios, Promotor Fiscal de Guayaquil, Prosecretario del Arzobispado y Director del Boletín Eclesiástico.
 
En 1904 volvió a Roma para estudiar Derecho Canónico y obtener el título de Doctor en dicha materia, y dos años más tarde retornó al Ecuador para iniciar su actividad pastoral como cura vicario de Machachi y Pelileo. Al año siguiente ganó por concurso la canonjía de la catedral de Quito, y en 1910 fue confesor de las conceptas y Provicario General de la diócesis.
 
En 1911, al ser consagrado Obispo de Loja -cargo que desempeñó con ejemplar dedicación hasta 1920- inició una de las carreras episcopales más largas y brillantes de la historia eclesiástica. Tenía treinta y ocho años, una sólida formación intelectual y no corta experiencia en asuntos eclesiales. De 1920 a 1927 fue obispo de Riobamba y de 1927 a 1933 lo fue de Guayaquil; creó entonces, en 1928, el Seminario Menor de Santa Teresita y desarrolló una intensa actividad para impulsar los trabajos de la construcción de la catedral.
 
Posteriormente fue trasladado a Quito, donde el 8 de diciembre de 1933 tomó posesión canónica como X Arzobispo de dicha ciudad, y de inmediato inició, tal cual lo hizo en otras ocasiones, una dinámica y positiva labor en beneficio de la Iglesia y la diócesis. Durante su administración se fundaron 16 centros educacionales, se establecieron ocho comunidades religiosas y, en junio de 1943, como Delegado del Cabildo Vaticano tuvo el honor de coronar a la Santísima Virgen del Quinche. Finalmente, el 12 de enero de 1953, a los 80 años de edad, Su Santidad el Papa Pío XII lo elevó al cardenalato.
 
Siempre al servicio de las más altas causas de la Patria y de la Iglesia Católica, el primer cardenal ecuatoriano, eminentísimo Carlos María de la Torre, murió en la ciudad de Quito, a los 95 años de edad, en la madrugada del 31 de julio de 1968.
 
Fuente: 
Autor: Efrén Avilés Pino
Miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador
www.enciclopediadelecuador.com

Información Contacto

  • Av. América N24-59 y Av. La Gasca
  • Teléfono: (593) 22558912 ext 100 o 101
    Fax: (593) 22501429
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  •  
  •  
 

Boletín Eclesial

Noticias CEE

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.