EDUCACIÓN Y CULTURA
¿QUÉ ES LA PASTORAL DE LAS ORGANIZACIONES Y MINISTERIOS LAICALES?
La comunión y la participación, son principios rectores de la Iglesia que nos ofrece el Concilio Vaticano II; la participación se da según la común dignidad de hijos de Dios, en la diversidad de dones y carismas del Espíritu, comunidad de fe, de esperanza y de caridad, visible y al mismo tiempo espiritual, que se realiza en la historia como nuevo pueblo de Dios, como cuerpo de Cristo y templo del Espíritu Santo, por ello somos “pueblo santo y llamado a la santidad”, partícipe de la función profética, sacerdotal y real de Cristo, en el que todos caminan hacia la perfección de la caridad de acuerdo con su vocación y condición de vida; llamado a vivir y testimoniar la unidad salvífica universal; la distinción jerárquica entre ministros y laicos. 
 
Algunos son constituidos pastores, ministros de la unidad, que ejercen una verdadera diaconía o servicio en favor de la comunidad, sin cuyo servicio no sería posible la misma comunidad. Los laicos son los cristianos que viven su fe en las condiciones comunes de la vida cotidiana, deben colaborar con los pastores en virtud de la única misión; por ello la importancia de la comunión y la participación en la única misión que la Iglesia debe realizar en el tiempo, como Iglesia peregrina, al servicio de la dilatación del reino de Dios en el mundo. Ella no es fin para sí misma sino para el mundo, para que se realice el plan del Padre de salvación universal en la unidad.
 
Después del Vaticano II existe una rica y profunda reflexión sobre “el compromiso del laico” y los ministerios que este debe tener en la comunidad en virtud del sacramento del bautismo, confirmación y matrimonio, del mismo modo encontramos una rica bibliografía y amplias orientaciones del magisterio de la Iglesia en las cartas encíclicas, exhortaciones postsinodales y conferencias Episcopales latinoamericanas sobre este tema mismo. 
 
El problema se plantea ante el resto de los ministerios, que reflejan la lucha y problemática de algo mucho más profundo: la dialéctica presbíteros-laicos o, lo que es lo mismo, la configuración de una eclesiología primando el sacramento del Bautismo o primando el sacramento del Orden. En el Concilio Vaticano II se redescubre que los ministros sacerdotes tienen que resituarse en el interior del sacerdocio cristiano-bautismal y que se deben revalorizar otros ministerios que, genéricamente, son denominados "laicales".
 
Todo ello desde una Iglesia contextualizada o local, remitiéndonos al triple munus de Jesucristo (sacerdote, profeta y rey) y a las cuatro dimensiones que configuran la Iglesia: al servicio de la comunión, al servicio de la Palabra, al servicio de la celebración y al servicio de la caridad y compromiso. En este sentido, los ministerios son el rostro y espejo de una Iglesia en medio del mundo que es sacramento de comunión y, al mismo tiempo, evangelizadora, celebrativa y comprometida. El conjunto de carismas y ministerios, ordenados y laicales hacen posible la realidad de una Iglesia Trinitaria como "Pueblo de Dios", "Cuerpo de Cristo" y "Templo del Espíritu".
 
OBJETIVO
Suscitar en los laicos el compromiso y la conciencia misionera en la evangelización del mundo de hoy desde un profundo discernimiento de su identidad y su vocación para que como Discípulos Misioneros de Cristo testifiquen la fe cristiana como la única respuesta plenamente válida a los problemas y expectativas que la vida plantea a cada hombre y a cada sociedad. 
 
OBJETIVOS ESPECÍFICOS
Identificar y valorar el aporte y participación de los laicos y sus organizaciones en la acción evangelizadora de la Iglesia parroquial, local y nacional.
Reconocer en la diversidad de las experiencias laicales el compromiso transformador de los laicos en las realidades del mundo de hoy.
Profundizar teológicamente la identidad, vocación y misión del laico en la Iglesia y en el mundo.
Asumir como Discípulos Misioneros los nuevos desafíos y los nuevos escenarios de la evangelización del mundo de hoy.
Celebrar y testimoniar la alegría del encuentro y comunión con Cristo y su Iglesia para ser el corazón de la Iglesia en el mundo y el corazón del mundo en la Iglesia.
 
PLANIFICACIÓN DE ACTIVIDADES DEL ÁMBITO PASTORAL
  1. Promover un acompañamiento más cercano desde el ámbito de Organizaciones y Ministerios Laicales a las diversas organizaciones, movimientos, asociaciones y comunidades de laicos organizados a nivel nacional para vincularlos efectivamente en la Misión Nacional y en los procesos pastorales de las jurisdicciones eclesiásticas.
  2. Repotenciar y dar continuidad a la articulación de una pastoral orgánica de Ministerios Laicales a nivel Nacional para poder brindar acompañamiento y formación los ministros laicos instituidos, en formación o servicios pastorales.
  3. Reflexionar sobre la ministerialidad de acuerdo a las dimensiones de la pastoral poniendo énfasis en clarificar el rol y tareas del ministro laico en la Iglesia.
  4. Convocar al III Encuentro de Organizaciones, Movimientos, Comunidades, Asociaciones Laicales con el objetivo de dar continuidad al proceso iniciado y establecer un marco orgánico de articulación de estas con la CEE.
  5. Instalación de una Comisión Nacional de Movimientos Laicales con el objetivo de articular la comunicación hacia cada una de las organizaciones.
  6. Motivar la vinculación de las diversas organizaciones, movimientos, asociaciones y comunidades de laicos en el Consejo Ecuatoriano de Laicos Católicos – CELCA.
 

Información Contacto

  • Av. América N24-59 y Av. La Gasca
  • Teléfono: (593) 22558912 ext 100 o 101
    Fax: (593) 22501429
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  •  
  •  
 

Boletín Eclesial

Noticias CEE

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.